Quizás esta pregunta no esté debidamente formulada y en su lugar debiéramos preguntarnos,  -para qué debiera servir la música en streaming- lo que nos llevaría a contemplar no solo la evidente respuesta,  de que su finalidad principal es la de proporcionarnos un indudable uso placentero, sino también porque a través de ella, podemos  estar permanente actualizados, conocer y admirar a los autores de innumerables obras, las tremendas dificultades a las que se enfrenan los músicos para llegar a obtener las habilidades que nos muestran, la sorprendente memoria de la que hacen gala los solistas, ejecutando  obras diversas de tan largas duraciones sin uso de partituras y lo más importante de todo ello, el ansiado y subliminar intento de a través de sus músicas, sintonizar con sus seguidores, para trasmitirles aquellas emociones que sienten, y como consecuencia de ello, a la vez,  realizar una labor frecuentemente inadvertida, que es la de unir y socializar mediante esta noble afición, a los colectivos que ilusionados participan de tales eventos.

Dicho lo anterior y aceptando  que la música en streaming , fomenta y mantiene  viva esta loable afición y que constituye por sí misma un importante  elemento cultural, considero, que no solo debiera ser protegida, sino también dotada  de ayudas estatales, al objeto de que sus costes , nunca pudieran llegar a ser un impedimento  para su acceso a estos servicios , y sin que ello tenga que forzosamente suponer un desmedido esfuerzo económico.

Atendiendo al estado en que  se encuentra este sector , nos encontramos con un escenario en el que la mejor  tecnología a aplicar para conseguir música digital de INDISCUTIBLE CALIDAD, que ya existe ,  -MQA y DSD– hoy, no tiene aún cabida ni se vislumbra su normal utilización en el mundo del streaming,  pero en su lugar, como si de un alarde tecnológico se tratara, se vienen utilizando diferentes codecs con resoluciones varias,  para al amparo de ellas, poder establecer diferencias cualitativas, que aunque minimas , porque ciertamente existen , el consumidor medio  ni siquiera las detecta con facilidad, pero que sirven y son utilizadas como pretexto para la aplicación de distintas tarifas , notablemente desproporcionadas si comparamos  sus sutiles diferencias ,- que solo aprecian audiofilos muy expertos – respecto al elevado coste que a las mismas se les aplica.

Ecualizador de audio de precisión
Ecualizador de audio de precisión

Sirva como ejemplo del despropósito anterior, el caso de una opción comercial , a la que para poder acceder a ella y disfrutar de una música que dicen  es de calidad SUBLIME, EXIGEN el pago anticipado del importe de todo un año, y ello con el desconocimiento a priori de su PRESUNTA CALIDAD y sin la opción  de retrotraer la operación en caso de decepción.

Amplificador de valvulas QUAD II
Amplificador de valvulas QUAD II

Oferta la anterior, frustrante e  inasumible para gran parte de los consumidores, que confirman,  como por una razón meramente económica y la aplicación de un desmesurado importe, quedan  así excluidos de ella. Opción que dicho sea de paso, parece estar argumentada y consistir, solo en dotar a parte de sus emisiones  de una resolución de 24 bits a 96 o 192 khz, dándose la paradoja, para colmo, de que para evitar los efectos de ocupación de espacio  en su consiguiente aplicación al streaming , dicha resolución , continúa pareciéndoles demasiado amplia, por lo que finalmente, acaban pasándola al formato de audio FLAC, que como es de suponer  compartirá bastante semejanza con las emisiones WAV de calidad CD que con solo 16 bits a 44,1 khz TAMBIEN para el streaming , igualmente son pasadas a FLAC, comercializándose, en este segundo caso,  aunque aún de un modo sobrevalorado pero ya algo más “razonable”, a unos 20 euros/ més.

A modo de resumen, creo que solo debieran de coexistir  dos modalidades de tarifas , la más económica en torno a las calidades de los archivos tipo MP3, AAC, o OGG, orientada a un público menos exigente respecto  a los matices musicales y también para una menor ocupación de espacio, y cuyo coste, como mucho no debiera alcanzar los 10 euros Y OTRA dirigida a obtener la máxima calidad que la tecnología  en cada momento les permita, y que, con coste aproximado de unos 15 euros/mes permitiera entrar en leal competencia a las distintas empresas del sector, para que sus éxitos comerciales solo  sean fruto de la aplicación de las novedades que surjan o posean , también del convencimiento de sus clientes y nunca de reclamos publicitarios astutamente elaborados.

Otra consideración importante,  que a mi juicio se debiera tener en  cuenta, es, que en esta actividad comercial,  aquel , que por error, pudiera ser considerado como  un “consumidor” – NI SIQUIERA CONSUME EL PRODUCTO –   sino que simplemente , y a veces con menor frecuencia de lo que se  pudiera desear , se limita a USARLO de modo esporádico , sin causarle  ni deterioro alguno, ni merma de su contenido, por lo que por pura lógica ,  las tarifas a aplicar debieran ser acordes y limitadas por esta circunstancia tan especial.

Al margen de lo económico,  y centrándonos en las calidades con las que se genera la música,  entiendo que esta en si misma, SOLO será SUBLIME si el compositor  así la concibe y de NINGÚN MODO porque tecnológicamente la manipulemos.

Amplificador de Audio Fischer
Amplificador de Audio Fischer

Pero dado que lo importante  ahora, a mi parecer, es como   ha de ser la música a la que pretendemos acceder, creo  que lo prioritario ha de pasar, por la ACEPTACION de que por los caminos que vamos,  aún distamos de obtener la presencia y el impacto emocional, que la música en directo tan fácilmente consigue.  El error, creo que radica, en buscar cualquier solución a base de incrementar más y más los muestreos y conseguir resoluciones  dotadas de unos superagudos que a partir de los 16 khz, en la practica no suelen aportar nada positivo, sino más bien una exagerada transparencia, que el oído humano normal rechaza , e interpreta como música aparentemente metalizada.      Los sonidos , como ya es sabido, tienen dependencia de tres factores , su INTENSIDAD, que las grabaciones digitales ya han superado, el TONO , cuyo rango de frecuencias también está sobrepasado y el TIMBRE, que es donde considero RADICAN  las deficiencias que algunos observan y donde para corregirlas tenemos un AUTENTICO PROBLEMA.

Cada sonido está constituido,  por un lado, por aquellas frecuencias  que corresponden a la nota que estamos percibiendo y que los técnicos llaman sonido fundamental,  pero es que además , lo que percibimos incluye también otras frecuencias que son múltiplos enteros del valor de dicha frecuencia fundamental  y que denominan armónicos de dicha nota, pero para que la cosa no sea sencilla de resolver, tenemos además, que cada uno de estos armónicos pueden  tener intensidades distintas entre sí, dependiendo estas intensidades principalmente del medio donde se originan , pues bien , gracias a estas diferencias o alteración de las intensidades de los armónicos, es por lo que nuestro oído reconoce voces diferentes, instrumentos distintos aunque estos estén emitiendo la misma nota,  atribuyéndose a tales armónicos el éxito tímbrico de ciertos cantantes , la inigualable tímbrica de algunos violines etc. Y como no decirlo, la TIMBRICA MANIFIESTAMENTE MEJORABLE de las grabaciones digitales actuales, por todo ello, creo que es prematuro alardear de poseer calidades sublimes e intentar rentabilizarlas  “ YA”, cuando los resultados que conocemos nos están indicando que estamos ante UNA ASIGNATURA PENDIENTE y además difícil de superar, y menos mal, que ANTE TAL CUMULO DE ONDAS que cualquier información musical conlleva, tenemos aceptado, que “ nuestros oídos, de forma natural, tienden a percibir los sonidos MANTENIENDO  SU ALTURA APARENTE, fundiéndolo todo en una sola sensación”, y que además , está ya admitido y reconocido que ciertos armònicos refuerzan la altura del conjunto de la música que se está emitiendo, y que otros, por las alteraciones de sus intensidades sónicas , concretamente los armónicos 3, 6, y 12 inducen a percibir la música con cierta nasalidad,  los 5 y 10 aportan calidez, mientras que los 7, 11, 13 y 15 suelen ser disonantes y causa de lo que conocemos como asperezas, y que en su conjunto cualquier alteración a veces , suelen ser responsable también, de los amasamientos que percibimos en los tuttis de las grandes orquestas , lo que en las grabaciones analógicas, afortunadamente, parece estar  bastante mejor solucionado que en las digitales. En cuanto a la permanente escalada para conseguir más agudos , con la creencia de que así mejoraremos la tímbrica, deseo recordar a título de ejemplo, que las frecuencias en las que oscila un VIOLIN van aproximadamente desde los 150 hz. a los 3000 hz. y sus armónicos rara vez alcanzan los 8.400 Hz. Y de ahí para abajo todas las demás  voces e instrumentos, sal vo los ruidos, que por ejemplo -el tintineo de llaves o las palmadas- suelen alcanzar incluso los 9.000 Hz.

Las unidades DENON
Las unidades DENON

A nivel de aficionado, he digitalizado algunos de mis mejores  discos de vinilo , asegurándome de que sus contenidos tenían precedencia analógica,  para ello, he utilizado mi plato Thorens, concretamente el TD 125 MK ll, con la mítica cápsula  de bobina móvil Denon 103, el modesto amplificador a válvulas, Fisher X 100 A , de tan solo 12 W. por canal,   que es un integrado donde sus diseñadores introdujeron un previo de un nivel más que suficiente, y como grabadora de sobremesa  la recientemente aportada al mercado, DENON DN 300 R,. Mi sorpresa, he de decir, ha sido mayúscula, porque grabando a 24 Bits / 48 Khz  que es el máximo de calidad que permite , he pasado a un pendrive , conciertos dificilísimos de reproducir por otros medios, y ello, sin empastes  apreciables, con una presencia similar a la de los discos de procedencia y solo con una pequeñísima alteración timbrica que tal como temía, pensaba  iba a ocurrir, como suele suceder cuando se hacen pases del sonido analógico a digital, en este caso afortunadamente afectando exclusivamente a pequeñas partes de algunos pasajes , principalmente  en determinados solos de violín. Si tenemos en cuenta, que entre las obras elegidas he buscado las de mayor dificultad técnica y expresiva como son “El Trino del Diablo de Giuseppe Tartini”, Concierto para violín y orquesta de Mendelsson, Concierto para violín y orquesta de Tchaikovsky  entre otras , con solistas líderes en expresión y ejecución como son Anne Sophie Mutter y Janine Jansen respectivamente, el éxito de las grabaciones , portanto estaba asegurado de antemano. Ni que decir tiene, que el streaming, a mi juicio, es fabuloso, tanto por la oferta de títulos , sus calidades, comodidad de uso etc.  Pero es sensato admitir, que aunque su éxito a nivel comercial es imparable y está prácticamente asegurado, para perpetuarse aún más en el mercado, no podemos desatender, que sus tarifas están pidiendo a gritos una drástica revisión a la baja, porque como he intentado hacer comprender , existen diversidad de medios donde sin necesidad  de arruinarse con la adquisición de unos excepcionales Wilson Audio, se pueda acceder también a una música -con mayúsculas- con medios de costes ajustados y con calidades, que sinceramente, los servicios actuales de streaming aún están lejos de ofrecer.

Deseo dejar constancia , de que  elogio la labor de difusión que Vdes  realizan, y que la considero muy importante  a nivel social, asi como también admiro como afrontan  las dificultades que comporta el intentar superarse día a día, pero de igual modo,  no puedo omitir por ser importantísima también , la que realiza YOU TUBE, que en paralelo, actualmente están permitiendo  con altruismo total, o sea totalmente gratis, el acceso a todo tipo de música simplemente con disponer de una conexión a Interned.      Es cierto, que ahora tienen limitada la calidad de su música a solo a 192 Kbps. Pero dada la ALTISIMA CALIDAD con la que ya muestran sus videos en 4K,  lo que he conocido gracias a un dispositivo que adquirí, sugerido por SUPERVENTAS.CLUB, concretamente el “FIRE TV STICK” sorprendentemente bueno y barato ,  -tal como nos gusta comprar- estoy plenamente convencido , de que son conscientes, de que en el momento que así lo decidan, porque pueden hacerlo , AUMENTARAN  su “ Ratio de Conversión” simplemente dotando los referidos videos musicales de sonido HI – RES, o sea pasándolo a 24 Bits/96 Khz.

El supuesto anterior, lógicamente,  llevaría “al traste” comercialmente hablando,  a la situación actual tal como la conocemos, y aunque para el  BIEN del usuario , le supusiese un leve desembolso, a la Empresa ,  le podría significar la más EXITOSA OPERACIÓN “COMERCIAL” POR LA ACAPARACION  TOTAL DE ESTE MERCADO, consecuentemente motivado ello, por el descomunal arrastre clientelar que  conllevaría, y que tendría presumiblemente, unas consecuencias económicas de un calado y cuantía imprevisibles.

Seguirá, y Seguiré.

2 comentarios
  1. Alejandro
    Alejandro Dice:

    Me ha encantado el artículo, es uno de mis temas de conversación favoritos, las válvulas frente a lo nuevo y el que tiene válvulas sabe que al final el sonido es superior , es como el calor humano , no hay nada parecido .

    Responder
    • branvan3000
      branvan3000 Dice:

      Alejandro escribo de parte de mi padre
      “La frase que dices es muy bonita y acertada, porque es como el calor humano, no se puede encontrar en otro sitio
      La finalidad que creo que debemos pretender es aconsejarnos con sinceridad todos los que compartamos la misma afición”

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.